Maschinenfabrik ALFING KESSLER GmbH

Calentamiento de los puntos de apoyo de un cigüeñal con inductores

Temple por inducción

El proceso de calentamiento y templado posterior es enérgico y sólo dura unos segundos. Un proceso de templado seguro determina la resistencia a la flexión, a la torsión y al desgaste del cigüeñal, uno de los componentes del motor sometido a carga máxima.

A comienzos de 1950, ALFING desarrolló máquinas de temple por inducción para la propia fabricación de cigüeñales. De ellas resultaron en 1952 las primeras máquinas de templado destinadas a clientes externos. La estructura modular de la máquina, la tecnología de convertidores puntera, la construcción propia de inductores y un procedimiento inteligente como es el caso del templado con aprovechamiento del calor residual, han convertido a nuestras instalaciones de templado en equipos líderes a nivel mundial.

La interacción óptima entre los inductores y los convertidores brinda tiempos de calentamiento muy breves.

La cantidad y la temperatura del líquido refrigerante deciden la calidad del proceso de templado. Por ello se supervisan de forma permanente los medios refrigerantes.

Entre nuestro know-how ocupa un lugar destacado el aprovechamiento del calor residual para aliviar tensiones en la pieza de trabajo. Lo anterior reduce los gastos de energía e inversión al no hacer falta el horno de revenido separado.

This website uses cookies

This website uses cookies to improve user experience. By using our website you consent to all cookies in accordance with our Cookie Policy.